Florachron®

Florachron® es una composición cronobiológica de probióticos (por la mañana) y prebióticos (por la noche) para completar todas las sustancias vitales que faltan nutricionalmente o que son cada vez más necesarias debido a determinados estilos de vida para mantener una flora intestinal normal.

N° de producto
Descripción del producto
Contenido / Cantidad
Precio
 
LHP91911
Florachron®
120cáps
95,35 
- +
LHP91913
Florachron®
3x120cáps
228,80 
- +
LHP91911 Florachron®
120cáps € 95,35
&nbbsp;
LHP91913 Florachron®
3x120cáps € 228,80
&nbbsp;

Este producto está disponible a través de la empresa Pida este producto ahora directamente con ChronobrandsChronobrands.

El ecosistema digestivo alberga entre 400 y 500 especies diferentes de bacterias. En la flora del intestino delgado y del colon, las bacterias con propiedades beneficiosas dominan sobre los gérmenes causantes de enfermedades. Estos microorganismos “amistosos” mantienen las defensas inmunitarias, favorecen la absorción de nutrientes y permiten eliminar los residuos de alimentos no digeridos, que en el mejor de los casos se excretan a continuación. De este modo, el organismo puede absorber fácilmente proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y componentes vegetales secundarios. La mucosa intestinal también activa las células inmunitarias que se distribuyen a todas las partes de nuestro cuerpo a través de los canales linfáticos y refuerzan así nuestro sistema inmunitario.

Una cura intestinal óptima consta de dos etapas que se corresponden con el ritmo diario del organismo. En primer lugar, se aportan bacterias vivas (probióticos) para normalizar la flora bacteriana del intestino. A continuación, se introducen sustancias fibrosas que el aparato digestivo humano no puede digerir (prebióticos), pero que crean un entorno interno perfecto para los probióticos y garantizan que las bacterias “amigas” se adhieran a la pared intestinal y encuentren unas condiciones óptimas en el tubo digestivo.

Probióticos:

Los alimentos probióticos incluyen el queso, la leche, el kéfir, el yogur, el chucrut, el kimchi, el miso y las alcachofas de Jerusalén. También se incluyen las bebidas fermentadas como la kombucha. Todos estos alimentos contienen más o menos de las siguientes bacterias:

Lactobacillus acidophilus: esta bacteria produce varias sustancias (por ejemplo, ácido láctico) durante la utilización de los alimentos que crean un clima desfavorable para los microorganismos indeseables. Al producir niacina, ácido fólico y piridoxina, el Lactobacillus también puede contribuir a la formación de una flora intestinal normal. Las bacterias productoras de ácido láctico pueden ayudar al sistema inmunitario, favorecer el crecimiento celular normal y contribuir a mantener los niveles de colesterol dentro de los límites normales. Sin embargo, es necesario que estas bacterias beneficiosas estén presentes en número suficiente para que puedan superar la barrera del ácido gástrico presente en el estómago y llegar así vivas al intestino.

El probiótico Lactobacillus plantarum -comúnmente presente en el chucrut fermentado- convierte el oxígeno en peróxido de hidrógeno. Este compuesto líquido mata las bacterias no deseadas y destruye cualquier toxina.

El Lactobacillus paracasei es un probiótico que transforma los hidratos de carbono en el intestino en ácido láctico, ácido acético y peróxido de hidrógeno, lo que permite una digestión eficaz. El Lactobacillus paracasei también descompone eficazmente el azúcar de los productos lácteos. Además, se ha demostrado que esta cepa probiótica refuerza el sistema inmunitario gracias a sus productos de descomposición.

Entre las 52 cepas, Lactobacillus rhamnosus demostró ser especialmente resistente a las bacterias patógenas y al ácido gástrico. Se adhiere con especial intensidad a la mucosa intestinal y ayuda así al crecimiento de los demás probióticos.

La Bifidobacterium bifidum es especialmente eficaz en el intestino grueso, donde, al igual que otros simbiontes intestinales, produce vitaminas del grupo B y puede favorecer la absorción de vitaminas, calcio y otros minerales. El ácido láctico y el ácido acético producidos por las bacterias intestinales simbióticas pueden mejorar la acidez del tracto intestinal, haciéndolo más resistente a las bacterias y mohos causantes de enfermedades. En el proceso, se inhibe la conversión del nitrato (en los vegetales) en nitritos.

El Bifidobacterium lactis es una superestrella probiótica que se ha relacionado con diversos beneficios. Entre otras cosas, se ha demostrado que B. lactis, puede proporcionar beneficios en relación con el síndrome metabólico.

Saccharomyces boulardii, por su parte, es una levadura con propiedades probióticas. Esta levadura, que se encuentra originalmente en las cáscaras de las frutas mangostán y lichi, puede utilizarse para tratar trastornos digestivos. Al igual que otras cepas probióticas, la S. boulardii puede favorecer un sistema inmunitario fuerte.

Prebióticos:

Decenas de miles de plantas contienen fructooligosacáridos (FOS), también conocidos como prebióticos. Concentraciones especialmente elevadas de estas fibras se encuentran en el centeno, el ajo, la cebolla, el plátano, la bardana y la miel. Debido a la falta de ciertas enzimas en el sistema digestivo, los FOS no pueden ser digeridos completamente por el ser humano, sino que se descomponen en fructooligosacáridos de cadena corta (scFOS), que se adhieren a la mucosa del tracto intestinal. De este modo, constituyen un caldo de cultivo perfecto para las bacterias “amigas” que son capaces de absorber y digerir estos azúcares.

La inulina, estrechamente relacionada con los fructooligosacáridos, es un polisacárido producido por ciertas plantas y también se conoce como almidón de alantano. Este fitoquímico, derivado de las fibras de la raíz de achicoria y de la alcachofa de Jerusalén (pataca), funciona como una fibra prebiótica eficaz y puede ayudar a las bacterias beneficiosas a prosperar en el tracto digestivo. Cuando la inulina y sus sustancias afines se acumulan en el intestino, sus propiedades bacteriostáticas adicionales también pueden ayudar a restablecer la flora intestinal normal. La inulina también se hincha en el estómago y puede ayudar a frenar la sensación de hambre.

Las mezclas minerales equilibradas pueden optimizar el equilibrio ácido-base, favorecer el florecimiento de la flora intestinal normal y mejorar la absorción de micronutrientes valiosos.

Si la ingesta de estos pre y probióticos a través de la dieta no es suficiente o existe una mayor necesidad, estos simbióticos pueden complementarse con suplementos dietéticos especiales. Algunos de estos nutrientes se toleran mejor por la mañana y activan el organismo, mientras que otros se aprovechan mejor por la noche y favorecen la regeneración. Los productos con orientación cronobiológica tienen esto en cuenta.

Cápsula AM (mañana, transparente)
por cápsula
dosis diaria
Complejo probiótico (Contiene: saccharomyces boulardii, bifidobacterium bifidum, lactobacillus acidophilus, lactobacillus rhamnosus, lactobacillus paracasei, lactobacillus plantarum, bifidobacterium lactis)
10 Mrd.* CFU** (509 mg)
20 Mrd.* CFU** (1018 mg)
scFOS (fructo-oligosacáridos de cadena corta)
130 mg
260 mg

Otros componentes:
celulosa microcristalina,
estearato de magnesio.

* cantidad garantizada de bacterias vivas en el momento del acondicionamiento

** CFU = Unidad formadora de colonias

Cápsula PM (noche, azul)
por cápsula
dosis diaria
scFOS (fructo-oligosacáridos de cadena corta)
450 mg
900 mg
Inulina (hecha de fibra de raíz de achicoria y alcachofa de Jerusalén)
160 mg
320 mg
Coral Calcium®
12,5 mg
25 mg

Otros componentes:
estearato de magnesio, SiO2,
fosfato tricálcico.

En caso normal, tomar 2 cápsulas AM (transparentes) por la mañana y 2 cápsulas PM (azules) por la noche durante las comidas con bastante líquido.

Los complementos alimenticios no no deben utilizarse como sustitutos de una dieta equilibrada y variada y un y un estilo de vida saludable. La ingesta diaria recomendada no debe superarse.Mantener fuera del alcance de los niños.
Conservar protegido de la luz y seco a temperatura ambiente.
La información publicada no es una cura y no pretende ser una petición o sugerencia de automedicación.

Aunque algunas de las afirmaciones anteriores sobre micronutrientes concretos proceden de estudios científicos, las autoridades oficiales, como la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), las han clasificado como "aún no suficientemente probadas", lo que significa que no puede confirmarse ningún efecto positivo.
El producto aquí descrito no ha sido evaluado de forma concluyente por la Food and Drug Administration (FDA; EE.UU.) ni por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA; Europa). Este producto no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad."

Errores y omisiones Salvo error u omisión.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Florachron®”